Bonjour!


 

¿Le gustaría disfrutar viendo cine en pantalla grande y descubrir más sobre su personalidad aprendiendo francés?

 

Estoy convencido de que el aprendizaje de un idioma no está reñido con el crecimiento personal, la cultura y la diversión, sino que son complementarios.

 

Como profesor bilingüe nativo, le ofrezco un método entretenido y eficaz que le permitirá superar su examen de francés o simplemente deleitarse con este bello idioma.

 

¡Aprender francés nunca ha sido tan apasionante!

 

 

¡Feliz día!  Bonne journée!

 


 

Le brindo la posibilidad de:

 

1. Experimentar una sesión gratuitamente y sin compromiso.

2. Asistir a la Jornada de puertas abiertas (en Villanueva de Gállego, a 15 mins. de Zaragoza).

 

La jornada está orientada a adultos y su programa es el siguiente:

 

     - Breve y amena presentación del método pedagógico.

 

     - Degustación de crepes (por Colette Gagnière, pionera de las crepes en Aragón).

 

     Proyección en pantalla grande de cine francés subtitulado en castellano.

 

En horario de 17:00 a 20:30, el domingo 25 de marzo de 2018.

 

Aforo limitado, reserve su plaza.

 

Testimonios acerca de la jornada de puertas abiertas

  

"Pasamos una tarde muy agradable de domingo conociendo el método que emplea Carlos en sus sesiones. Aparte de degustar unas riquísimas crepes en un pintoresco ambiente francés, tuvimos la ocasión de conocer de cerca cómo su metodología busca no sólo enseñar el idioma, sino trabajar otras facetas más humanas y personales, haciendo que aprendamos el francés de la vida real y no el puramente académico.

 

Un estilo personal, cercano y adaptado a todos los niveles y públicos con un nexo en común... ¡la pasión por este gran idioma!"

 

Ana Domingo Martínez -  Técnico en Comercio Exterior

 

 

domingoana@gmail.com

 

 

"Me gustó asistir a la jornada de puertas abiertas, principalmente porque fue una sesión muy bien estructurada y dirigida, porque la presentación fue clara, directa y porque se notaba un planteamiento serio.

 

Además, porque el contenido respondía perfectamente al plan presentado y porque la dinámica permitía resolver in situ las dudas que iban surgiendo; también, porque la sala de clase, así como los materiales y recursos, mostraban que lo ofrecía alguien que conocía algo más que la lengua francesa...

 

Interesante también por la variedad de metodologías que se pueden aprovechar y la adaptación al colectivo o al particular al que se dirigían las actividades.

 

Vi mucho potencial en la flexibilidad para el aprendizaje y el convencimiento de que aquello era un intercambio.

 

Por otro lado, el cuidado fue exquisito y familiar. Pasé una tarde estupenda; me transporté gratis a Francia; me sentí muy bien acogida; cada minuto era un regalo. ¿Qué más se puede esperar?

 

Supongo que todo el mundo te dirá lo mismo: ojalá cada día pudiera compartir con tu querida madre sus crepes; ojalá pudiera saborear ese ambiente francés de esa forma tan natural que tenéis. Estar allí era como estar en Francia y en inmersión es como mejor se aprende. Amén del cariño que trasmites; estoy segura de que tus alumnos van contentos y aprenden sin darse cuenta. Ese es el verdadero milagro de la educación.

 

Recomendaría ir a unas puertas abiertas primeramente a los incrédulos, a los que tienen una costra arraigada de que "los idiomas no son para mí" y al resto de los mortales porque es un acto de cortesía acudir cuando te invitan, porque hay que nutrirse de oportunidades y no de frenos, porque hay que potenciar las fortalezas, porque es bueno abrirse a todas las culturas...

 

Espero haberte servido de testimonio. Evidentemente, puedes considerarme una colaboradora siempre". 

 

Pilar Melero - Profesora de Educación Primaria - 

 

pimela10@gmail.com

 

 

"Me gustó participar en la jornada de puertas abiertas de Carlos Gagnière, por varias razones:

 

- El ambiente era muy amistoso entre los que tuvimos la suerte de asistir esa tarde.

 

- La sala donde se imparten las clases es muy atractiva por sus colores y variedad de materiales útiles para el aprendizaje del francés.

 

- Por suerte supe acertar en un juego didáctico y me permitió escoger un premio ; sin saberlo me tocó una lata de sardinas francesas realmente delicatessen que no hablaban francés pero casi decían cómeme. Ya no hablan.

 

- Nos puso una película que me sorprendió mucho y que pude entender por las imágenes en sí mismas y por lo que yo entendía del francés ayudado por los subtítulos en castellano.

 

- Como regalo especial tuvimos unas crepes estupendas de sabor dulce a media tarde preparadas ante nosotros, con cariño y arte, por una señora francesa, la madre de Carlos. Al finalizar la tarde probamos otras de sabor salado muy originales y con ingredientes selectos que desconocía.

 

Al asistir a esa presentación, uno se va con ganas de volver y sumergirse en ese mundo tan refinado y especial de los franceses con buen gusto y sin chauvinismo".

 

José Luis Marqués - 70 años y por suerte jubilado - 

 

jolumaru@gmail.com

 

 

"Mi hijo Diego tuvo la fortuna de tener a Carlos como Maestro de Francés en su etapa de educación infantil en un colegio público bilingüe.

 

Como madre, como amante de la cultura francesa y como defensora de la educación respetuosa viví con agradecimiento y alegría las primeras palabras y frases que aprendieron los niños de 3 años: "Je suis content, je suis surpris, j’ai peur, je suis triste"... los números y las letras pueden esperar pero... las emociones no. 

 

Por este motivo, en cuanto me fue posible, acepté la invitación para ir a la Jornada de Puertas Abiertas. En general este tipo de jornadas siempre me han gustado, me parece la forma más auténtica de acercarte a un método, a la(s) persona(s) que lo ofrece(n) y al espacio.

 

En particular la jornada de "Mucho Más Que Francés" fue mucho más que una jornada, fue la oportunidad de sumergirnos durante unas horas en la cultura francesa a través de su idioma, su gastronomía, su cine (¡la película estuvo genial!), sus juegos, su música, etc. de la mano de Carlos de una forma amena, práctica y afectuosa.

 

A todo ello hay que sumar el deleite de degustar las crepes, elaboradas con todo lujo de explicaciones por su hospitalaria y entrañable madre con la que compartimos una agradable merienda y charla mientras sonaba un disco de Édith Piaf... Gracias Colette.

 

Acudir a las jornadas es la oportunidad para comprobar cómo éste es el método más humano, auténtico y perdurable para aprender otro idioma a la vez que desarrollas tu inteligencia emocional: aúna emociones, transmisión de conocimientos, diversión y afecto. Gracias Carlos".

 

Begoña Villar - Atención al cliente, Teatro Principal de Zaragoza -

 

espadavillar@ono.com 

 

 

"Hola, soy Ana, he estado en la academia de Carlos para la jornada de las Puertas Abiertas y quisiera dejar constancia de que hay muy buena atención, con un trato profesional y cercano. Aconsejo a quienes estén interesados, que no duden en acudir a la academia y que conozcan el método, estoy segura de que quedarán satisfechos".

 

Ana Delcy - Enfermera

 

anadelcyjm@hotmail.com

 

 

"En primer lugar, decir que la sala de clase es especialmente acogedora, cómoda y está muy bien preparada.

 

En segundo lugar, comentar que me agradó la cercanía que muestra Carlos hacia sus alumnos. El entusiasmo que pone en su trabajo y profesionalidad, forman parte de su carácter. Reconforta saber que este profesor tiene la habilidad de destapar cualidades, virtudes y valores que sus alumnos poseen.

 

Además, nos agasajó con un menú a base de crepes, así que, entre lo humano, el intelecto y el sabor, la tarde resultó ser de lo más provechosa.

 

En definitiva, recomiendo acudir a las presentaciones que realiza para comprobar que efectivamente, es cierto que él enseña mucho más que francés".

 

Miguel Ángel Manchón - 61 años, Profesional de la calderería -

 

Manchonmon@hotmail.com

 

 

"Estuve en la jornada de puertas abiertas de la academia de Carlos Gagnière, y yo, que soy una negada para los idiomas, me pareció una forma brillante de "como" y "para qué"  Carlos hace llegar a los alumnos el aprendizaje del francés, sintiéndose éstos en un espacio donde se les apoya, donde se les acoge, donde se sienten seguros y sin bloqueos externos que les impidan aprender.

 

Yo recomendaría a las personas que estén pensando en aprender francés, (que no en estudiar), conociesen a Carlos personalmente, antes de decidir. Seguro que no les deja indiferentes, ni el método, ni el entorno, ni Carlos".

 

 

Elena Almalé - Quiromasajista, coach y cromoterapeuta -

 

eacentrobienestar@gmail.com